Historia

Nombre.- Su nombre lo constituye una antiquísima raiz pre-indoeuropea, probablemente anterior al quinto milenio antes de Cristo, extendida por toda la cuenca mediterránea con el sentido de concavidad, cubeta, trasladado más tarde al agua que se almacena o corre por la misma, tratándose en este caso de un hidrónimo. Todo lo cual encaja a la perfección con la situación de Anna junto al profundo cauce del “Riu d´Anna”, nombre que le dan los pueblos de la Ribera Alta desde Sellent.

 

Historia.- La escasa extensión de su término municipal y la intensidad de la investigación arqueológica desarrollada durante algo más de cuarenta años, hace que su Prehistoria, Protohistoria y Edad Antigua sea bien conocida.

 

Los hallazgos en el Hondón nos remontan al Paleolítico Superior, entre el 20.000 y el 10.000 antes de Cristo. La Albufera contiene en su interior y bajo sus aguas un extraordinario yacimiento Meso-Neolítico, fechado entre el 6.000 y el 5.000 a.C, donde habitaron cazadores-recolectores armados con arcos y flechas de punta geométrica de sílex de piedra de fuego, evolucionados posteriormente a agricultores y ganaderos cultivando trigo y cebada y apacentando cabras y ovejas por los montes y carrascales inmediatos, donde los cerdos y jabalíes engordarían desde la montanera con las suculentas bellotas del Carrascal. Grupos mesolíticos también se asentaron en el Rincón y en las faldas del Naro, cabe el río.

 

Ya en época metalúrgica, entre el 3.000 y el 2.000 a.C. periodo Eneolítico o Calcolítico, hubo poblados al aire libre en el Rincón, la Muela y el Pantano, con enterramientos de cuevas cercanas, mientras que durante la Edad del Bronce Valenciano hubo poblado en el Puntal del Casino.

 

La Cultura Ibérica, entre el 500 a.C. y el cambio de Era, sólo ofrece escasos materiales en la zona de Tiboles, mientras que el poblamiento en época romana es más intenso, con restos de una villa en la Moleta y otra en la Casa Guillén; en el Altico de la Hoyeta se excavó una necrópolis de inhumación, mientras que en el Cantalobos los restos correspondían a época tardorromana.

 

Silencio absoluto para la época visigótica e islámica califal, debiendo esperar a época Almohade para conocer el Castillo en el centro histórico actual, integrado en el reconstruido Palacio de los Condes de Cervellón. Construcción aquella defensiva para albergar la numerosa población que explotaba sus ubérrimas y fértiles tierras, irrigadas por extensa red de canales a partir de la Acequia Madre, que transportaba el agua desde la propia Albufera, donde una presa de escollera almacenaba el agua de sus caudalosos manantiales, y en la cual también se practicaba la pesca con redes.

 

José Aparicio Pérez. (Arqueólogo y Cronista de Anna.)


 

 

Las primeras fuentes escritas que se conocen datan de 1244, cuando en el Llibre del Repartiment Jaime I dona a la Orden de Santiago el Castillo de Anna, con la encomienda de repoblar la zona de cristianos viejos. El reciente hallazgo de un cementerio musulmán está aportando nuevos datos históricos de la villa de los siglos XI al XVI. [1]                                                     

 

Tras el dominio islámico vino el de los señores feudales. Con los Borja se pasó de Baronía a Condado, edificando Fernando Pujades de Borja sobre los cimientos del castillo árabe una Casa Palacio a comienzos del XVII, que llegará hasta nuestros días con el nombre de Palacio de los Condes de Cervellón. Esta familia nobiliaria junto con el Conde de Puñonrostro serán los señores territoriales con derechos sobre la villa de Anna hasta mediados del siglo XVIII.                                

 

La expulsión morisca de 1609 repercutirá negativamente en el municipio, tal y como ocurrió en otros lugares, quedándose las tierras del señor sin mano de obra para cultivarlas. Es por ello que en 1611 se crea la Primera Carta Puebla donde se establecen las relaciones entre señor y vasallos, los derechos y deberes de ambos. Ventajas para los nuevos pobladores que ocupasen las tierras y viviendas que habían quedado desérticas en la mayoría de casos. A partir de entonces y vista la escasez de personas que llegaban se darán nuevas concesiones que recibirán el nombre de Capitulaciones. [2]

 

En 1762, a petición de los vecinos de Anna, la villa queda incorporada a la Corona, librándose del vasallaje del Conde. Ya en 1811, tras la abolición de los señoríos territoriales, la villa quedó agregada al Pardido Judicial de Ayora y desde 1822 al de Enguera. [3]

                                      

MAS INFORMACIÓN VISITANDO LAS SIGUIENTES PÁGINAS WEB:

www.historiadeanna.com/

masaspaiet.blogspot.com

http://es.wikipedia.org/wiki/Anna

 

 


[1] Torremocha,F. “Una necrópolis musulmana en Anna”. Las Provincias. Marzo 2007.

[2] López Payá,P. “Carta Puebla y Concordias del señorío valenciano de Anna”(1611-1654). Oligarquías y municipios en la España de los Austrias, Revista de Historia Moderna. Anales de la Universidad de Alicante, nº19, 2001.

[3] Belloch Puig, J. “Apuntes para una historia de Anna y su entorno”. 1990.

 

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31